Cuento Corto: “Mario el olvidadizo”

Un pequeño cuento con alguna enseñanza en valores o cualquier otra circunstancia de la vida de nuestros centrosa veces adaptado, otras inventado, y siempre ambientado en la escuela para hacerlo más cercano a nuestro alumnos.

Al final está disponible la lectura para imprimir, con preguntas y actividades de comprensión lectora.

En esta ocasión trabajamos la cara dura de muchas persona, cómo nos cargan el trabajo de otros y cómo se ponen escusas para no hacer lo que se debe.

“MARIO EL OLVIDADIZO”

– ¿A quién se le ha ocurrido pedirle a Mario que trajera la pelota para jugar el partido?, ¿es que no sabéis como es? Preguntó Juan cuando vio que aquella tarde se quedarían sin partido por culpa de la mala memoria de Mario.

Desde siempre había tenido muchos problemas para recordar las cosas y nadie le encargaba nada ni le pedía nada, porque sabían que lo olvidaría con mucha facilidad. Era tal su fama de olvidadizo que en el colegio, el maestro, estaba desesperado. Cuando no olvidaba el material en casa, se olvidaba terminar las tareas o que tenía que estudiar para un examen. Los compañeros compartían el bocadillo del recreo, porque lo dejaba sobre la mesa de la cocina todos los días. En casa sus padres intentaban una y otra vez  recordarle lo que tenía que hacer pero -en cuanto se descuidaban- Mario olvidaba lo que le habían pedido. Cuando tenía 8 años le dijeron que debía ser responsable del orden en su cuarto y de hacer la cama todos los días, sin embargo Mario entraba en su cuarto, se sentaba en la cama deshecha y se pasaba las horas allí sin saber a qué había entrado en su habitación.

Por esta razón su familia, sus conocidos y amigos estaban tan acostumbrados a sus olvidos que no le encargaban nada y ¡hasta preferían hacer las cosas de Mario antes de pedirle a él que las hiciera! Cuando cumplió los  12 años lo llevaron a un prestigioso médico el cual; tras varias visitas, muy muy caras, comunicó a sus padres que padecía de una enfermedad rarísima que sólo afectaba a uno de cada diez millones de niños, llamada “Amnesia distraída”, para la cual no había tratamiento, sólo esperar que al crecer y hacerse mayor desapareciera por sí sola.

Sin embargo, lo que realmente le ocurría no era nada de eso. Mario se acordaba perfectamente de todo lo que le decían y de todo lo que le pedían, y no olvidaba más cosas que las que podía olvidar cualquier otro niño de su edad. Pero cuando era pequeño, se dio cuenta de que cuando se le olvidaba hacer las cosas que le habían pedido sus padres, su maestro o sus amigos  -aunque tenía que soportar que le regañaran o le llamaran la atención una y otra vez-  con el tiempo terminaron haciéndolo ellos mismos y dejaron de llamarle la atención, con lo cual vivía muy a gusto viendo cómo todos los demás hacían las cosas por él.

La enfermedad que tenía Mario no era la “Amnesia distraída” sino otra  peor y aún más peligrosa llamada “tener la cara muy dura”.

Autor: José Miguel de la Rosa Sánchez – Comprensión lectora: Silvia Asuero – Dibujo: Vladimir Zúñiga.

​Si compartes este material:

​Nuestro material está bajo licencia Creative Commons BY-NC-SA 3.0 (c​lic para saber más)​​, bajo ​las condiciones de esa licencia ​puede ​​COMPARTIRLO en las ​REDES SOCIALES, WEB Y BLOG, pero ​en estos dos últimos casos enlazando al material original ​de este blog y NO ​descargando ​y compartiendo desde un blog externo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios.Más Información

ACEPTAR
Aviso de cookies