Churro, pico y terna

churro-pico-ternaEste era el nombre de uno de mis juegos de patio preferidos y al que pasábamos horas jugando. El juego tiene distintos nombres, dependiendo de la zona geográfica  (Zorro. Pico, Terna / Pico, zorro o tiene (Melilla) / Monta a la Chica (Somosierra. Tenerife) / El burro (México) / ¿Zurro, pico, taina, tambor o gaita? (Villasayas – Soria) y muchos más.

Descripción:

Se trata de un juego en equipo a partir de tres componentes y sin límite de número, aunque no es recomendable más de 5 o 6 miembros, donde un equipo “amaga” dobla el cuerpo por la cintura y el otro salta sobre ellos.

En el equipo que le toca amagar el primero apoya la cabeza sobre el cuerpo de otro que no juega pero que sirve de almohadilla contra la pared, y el resto se agarran sucesivamente formando un tren. También es necesario que en cada equipo haya un jefe del equipo “madre” que será el que tome las decisiones.

Tipo de juego: Juego de resistencia, correr y saltar.

Material: Ninguno

Lugar: En cualquier lugar interior o exterior aunque es preferible al aire libre. Si es necesaria una pared, árbol,… para apoyarse.

Las normas:

1.- Una vez decidido quien empieza saltando y amagando, el primer saltador toma carrerilla y salta sobre los compañeros del otro equipo lo más lejano posible.

2.- El resto de los que saltan van detrás del primero, todos ellos pueden decir las palabras que dan nombre al juego en el momento de saltar.

3.- Una vez encima deben guardar el equilibrio ya que si alguno cae al suelo pierden y les toca amagar. De la misma manera los que están aguantando el peso, si se caen vuelven a amagar.

4.- Si ninguno de los dos equipos caen, la madre (normalmente el que saltó primero) preguntará en voz alta:  “¿churro, pico o terna?” a la vez que enseña uno de los siguientes dedos:

El dedo pulgar corresponde a “churro”, el  índice corresponde a “pico” y el medio a “terna” (Este asignación puede cambiar según la situación geográfica).

churro-pico-terna

5.- La madre de los que amagaban debía decir una de las tres palabras. Si coincide con el dedo que sacó la madre del equipo contrario al acertar se cambiaban los equipos y si no volvían a amagar.

Estas eran las normas básicas, aunque a las mismas la necesidad hacía añadir otras más como:

– Se debía decir la palabra una vez que saltase el último componente del equipo y  sin esperar para evitar la picaresca de cansar a los que están debajo.

– El dedo sacado debe verlo claramente el que no juega y hace de almohadilla en la pared.

– Al saltar no valen golpes ni arañazos sobre los que amagan (¿por qué será?).

– Una vez que saltes te quedas donde caes y no puedes moverte para avanzar posiciones.

Imagen: http://www.juanjosedepedro.com

​Si compartes este material:

​Nuestro material está bajo licencia Creative Commons BY-NC-SA 3.0 (c​lic para saber más)​​, bajo ​las condiciones de esa licencia ​puede ​​COMPARTIRLO en las ​REDES SOCIALES, WEB Y BLOG, pero ​en estos dos últimos casos enlazando al material original ​de este blog y NO ​descargando ​y compartiendo desde un blog externo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios.Más Información

ACEPTAR
Aviso de cookies