Cuento corto: “Giiimmmnasia, giiimmmnasia”

Un pequeño cuento con alguna enseñanza en valores o cualquier otra circunstancia de la vida de nuestros centros, a veces adaptado, otras inventado, y siempre ambientado en la escuela para hacerlo más cercano a nuestro alumnos.

Al final está disponible la lectura para imprimir, con preguntas y actividades de comprensión lectora.

Con este cuento los niños de todo el mundo sabrán porqué cuando el maestro de educación física entra por la puerta de la clase,  todos se levantan y gritan al unísono…

“GIIIMMMNASIA, GIIIMMMNASIA”

     Esta historia ocurrió hace muchísimo tiempo, en un colegio muy raro, de un pueblecito muy extraño, en un país insólito, que tenía unos niños que eran los más sorprendentes del mundo. Su rareza, extrañeza, extravagancia y sorpresa estaba en que a ellos… no les gustaba la gimnasia. En ningún otro sitio del planeta pasaba esto, salvo allí.

     El maestro de gimnasia, se pasaba todo el tiempo intentando averiguar por qué cuando llegaba la hora de su clase, los niños no querían salir a las pistas de deporte y ponían mil y una excusas para no participar: “que si me duele la muela, que me mareo, que se me han olvidado las zapatillas de deporte y vengo con zapatos de charol…” El maestro inventaba nuevos juegos, buscaba el material más divertido, pero nada de eso les hacía cambiar de actitud. Su esposa -que era la maestra de música del colegio- tampoco pudo ayudar a su marido a encontrar la solución. ¡Y eso que la clase de música era la más deseada y divertida de todas, donde aprendían a tocar un instrumento y preparaban las canciones de todas las festividades del colegio!.

     Tan sólo había un niño en todo el colegio -llamado Manolito- que sí disfrutaba con la gimnasia. Curiosamente era el hijo del maestro de gimnasia y la maestra de música. Pero tampoco sabía explicarle a sus padres por qué a él sí le gustaba la gimnasia y al resto no.

     Así pasaron los años y los años. Manolito creció y también se hizo maestro de gimnasia. Pero al igual que a su padre, cuando fue a clase, los niños seguían sin que les gustase. Sus clases de gimnasia estaban tan bien preparadas y eran tan divertidas, que en cualquier otro colegio de otro país -no tan raro- harían que los niños se volvieran locos jugando y volvieran empapados al aula. Hasta que un día, el maestro entró en clase cantando las canciones que su madre le había enseñado en el colegio. En ese momento, los críos se pusieron a cantar y bailar con él, y sin darse cuenta fueron saliendo uno detrás de otro, bailando, hasta las pistas deportivas; en las que, al ritmo de la música, jugaron hasta que sus cuerpos no pudieron más.

     Desde entonces, cuando el maestro entra en clase, todos se ponen a cantar, a mover sus caderas y vitorear ¡GIIIMMMNASIA!, ¡GIIIMMMNASIA! Y a pesar de que hace muchísimo tiempo, un señor muy serio, enchaquetado, con un traje gris, sentado dentro de un despacho con una ventanita muy pequeña y con muchos papeles sobre su mesa, decidiera cambiarle el nombre para llamarla “Educación Física”; tú -al igual que todos los niños- sin saber por qué, cantáis, movéis las caderas y vitoreáis ¡GIIIMMMNASIA!, ¡GIIIMMMNASIA!…

Autor: José Miguel de la Rosa Sánchez – Comprensión lectora: Silvia Asuero. Dibujo: Clker.com
Dedicado a los maestros de gimnasia y en especial a mi compañero Manuel Alberca
 [ad#p_texto-rectangulo]

 

​Si compartes este material:

​Nuestro material está bajo licencia Creative Commons BY-NC-SA 3.0 (c​lic para saber más)​​, bajo ​las condiciones de esa licencia ​puede ​​COMPARTIRLO en las ​REDES SOCIALES, WEB Y BLOG, pero ​en estos dos últimos casos enlazando al material original ​de este blog y NO ​descargando ​y compartiendo desde un blog externo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios.Más Información

ACEPTAR
Aviso de cookies