El Castillo de Chunchurumbé

Me había encontrado un cartón de embalaje en forma de acordeón. La verdad, sin saber por qué, no lo quise tirar. Sencillamente lo vi interesante. Suena a broma. Un simple cartón algo interesante. Y efectivamente llegó a ser algo maravilloso, super motivante para el alumnado. Una experiencia maravillosa. Yo me preguntaba para qué me serviría ese cartón. Un día ojeando un libro encontré el siguiente material popular: “El Castillo de Chunchurumbé”.

La retahíla me cabía perfectamente en mi cartón en forma de acordeón. Y ahí empezó la aventura. Iba a una clase con el libro envuelto como si fuera una especie de regalo. La chiquillería, de todas las clases, en cuanto veían el libro envuelto decían: “Es un regalo, seguro”. A partir de ahí le contaba la historia de cómo ese cartón se convertía en un acordeón y a continuación les narraba la retahíla del Castillo de Chunchurumbé.

En el archivo adjunto se explica todo el proceso y se cuenta la retahíla.

Fotografías del acordeón del “Castillo de Chunchurumbé”

 

​Si compartes este material:

​Nuestro material está bajo licencia Creative Commons BY-NC-SA 3.0 (c​lic para saber más)​​, bajo ​las condiciones de esa licencia ​puede ​​COMPARTIRLO en las ​REDES SOCIALES, WEB Y BLOG, pero ​en estos dos últimos casos enlazando al material original ​de este blog y NO ​descargando ​y compartiendo desde un blog externo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios.Más Información

ACEPTAR
Aviso de cookies