Las otras estratégias para resolver el cubo de Rubik

Recuerdo el primer cubo de Rubik de 3 x3 en mi casa, era alrededor del año 1982. Lo recuerdo porque lo tengo asociado con el año del mundial de Futbol de España. Lo trajo mi hermano Antonio, el mayor, y solo había un cubo para todos y nos devanábamos la cabeza intentando ser el primero en resolverlo.

Una mañana me encontré, sobre la mesa del salón, el cubo resuelto. Mi hermano Antonio había logrado resolverlo, lo cual me supuso sensaciones enfrentadas de alivio, envidia e incredulidad. Con el tiempo nos confesó que había quitado algunas pegatinas y descubrió un tornillo, el cual le permitió desmontar todas las piezas y volverlo a montar de forma correcta.

¿Hizo trampas o supo dar solución a una situación problemática? Si somos puristas la respuesta es la trampa. Pero lo que quiero trasmitir con esta situación es que hay soluciones más allá de lo estrictamente establecido y, personalmente pienso, que, si no se produce un problema mayor o perjuicio, se trata de una vía más de resolución, tan valida como las establecidas como regladas.

Desde que en 1974 el escultor y profesor de arquitectura húngaro Ernő Rubik lo creara y se convirtiera en el rompecabezas y a la vez juegue más vendido de la historia, a lo largo del tiempo el cubo de Rubik ha seguido atrayendo a nuevas generaciones, más allá de las modas, el cubo de Rubik ha sabido continuar y ampliar su diseño, pasando del original 3×3 o extendiéndose a otros cuerpos geométricos. A pesar de las nuevas variedades, el rey sigue siendo el original cubo de rubik 3×3, creándose campeonatos y batiendo récord en tiempo de resolución “speedcubing”. Tiendas como LUDOKUBO son una muestra de la gran variedad que está disponible en el mercado.

A la vez, se ha producido un fenómeno alimentado por internet: La proliferación de web y blog que enseñan desde cómo desmontar el cubo para volverlo a montar, a trucos o soluciones para resolver el juego sin necesidad de partirse la cabeza en el intento. Incluso en las cajas del cubo suele venir un manual para resolverlo.

En clase he podido observar cómo los chavales lo resolvían con una rapidez asombrosa, con los ojos cerrados, con las manos a las espaldas, … y al preguntarle cómo lo han logrado, la respuesta es siempre que alguien le ha indicado los pasos o lo han buscado en internet. Evidentemente ha pasado de ser un rompecabezas de lógica o ingenio, a una competición en la que se aprenden los pasos sin más, con el único fin de ser más rápidos que otros o más habilidosos.

Y con esto volvemos al punto de partida: ¿trampa o estrategias de solución? El catedrático de la Universidad de Granada, Luis Rico Romero, que fue uno de mis profesores de matemáticas en magisterio, en una actividad voluntaria nos propuso un reto con una hoja de papel, a la cual debíamos sacar todas las formas geométricas posibles. En un momento alguien preguntó ¿se pueden usar tijeras? Y su respuesta fue: “Usted es libre de usar los medios que crea oportunos para resolver la propuesta”.

Resolver el rompecabezas del cubo de Rubik 3×3 no es solo un juego, como tampoco lo es el Ajedrez con el cual comparte analizar situaciones en las que está implicada la observación, el razonamiento, la lógica, la ejecución, el ensayo-error,… y en definitiva buscar todas las posibles combinaciones que se puedan dar, y con las que se trabaja un sistema de resolución de problemas en el que se ejercita el cerebro de forma lúdica.

Evidentemente el placer que supone resolver el cubo de Rubik 3×3 sin ayuda alguna es un reto que sólo situaciones problemáticas resueltas por uno mismo, lo puede igualar. Pero el ingenio para resolver las situaciones por otros caminos diferentes de los establecidos no son nada despreciable. A voz de pronto, tienen para mí y tomando como ejemplo la resolución del cubo de Rubik, importantes valores como pueden ser:

  • Fomentar la imaginación y creatividad.
  • Tener valentía abriendo nuevos caminos que no sean los tradicionales o los regladamente establecidos.
  • Desarrollar el aprendizaje y ejercitación de búsqueda información.
  • Ejercitar la memoria espacial mediante el recuerdo de los diferentes movimientos que llegarán a la consecución.
  • Entrenar la atención, concentración y paciencia.
  • Mejorar la psicomotricidad a través de la coordinación ojo-mano y la percepción tridimensional del cubo.
  • Aprender procedimientos computacionales, en la medida, que cada paso dado en el movimiento de las piezas supone un acercamiento a su resolución, y un error llegar al bloqueo y la falta de solución.
  • Fomentar la capacidad de trabajo y la autoestima por los resultados obtenidos.

Como conclusión, personalmente pienso que todos los caminos que lleven a la solución de retos como es el cubo de Rubik 3×3, tienen múltiples beneficios. Incluso para aquellos que pueden pensar que utilizar otras estrategias fuera de las establecidas, indicar como reflexión que muchos entrarán buscando soluciones rápidas y/o fáciles, pero quedaran enganchados a la adición de un juego que les llevará a querer saber más, investigar y contribuir a hacer más grande este rompecabezas 3D.

Cubos de Rubik

Diferentes tipos de cubos de rubik en LUDOKUBO

​Si compartes este material:

​Nuestro material está bajo licencia Creative Commons BY-NC-SA 3.0 (c​lic para saber más)​​, bajo ​las condiciones de esa licencia ​puede ​​COMPARTIRLO en las ​REDES SOCIALES, WEB Y BLOG, pero ​en estos dos últimos casos enlazando al material original ​de este blog y NO ​descargando ​y compartiendo desde un blog externo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *