Nomola va de vacaciones Los casos del detective Nomola

Nueva lectura detectivescas gracias a Felipe Gutierrez profe de 5º curso del CEIP el Olivar de Rivas en Vaciamadrid (Madrid), y creador del blog “Rinconcitos de lectura“ y que gracias a Silvia Asuero se le ha añadido preguntas de comprensión lectora que además de trabajar la lectura ayuda a resolver el caso.

Puedes leerla desde el blog o descargar la lectura para imprimir. La solución al caso la debes descargar a parte de la lectura y al final tienes enlaces con más lecturas de detectives.

DESCARGAR: “NOMOVA VA DE VACACIONES“

DESCARGAR: “NOMOVA VA DE VACACIONES – COMPRENSIÓN

DESCARGAR: “NOMOVA VA DE VACACIONES – SOLUCIÓN

nomola vaca

La ciudad ardía con una de esas oleadas de calor que derrite las farolas. Los perros se colaban en las heladerías mientras un olor fétido salía de las alcantarillas. Viendo este ambiente paradisíaco decidí que debía tomarme unas vacaciones. Pregunté a Gus, un enano que regenta una agencia de viajes dónde podría irme con la 700 dólares de que disponía.

-Bueno… ¿ Te interesa una excursión en Metro con pensión completa?

– Olvídame, Gus.

– Hablemos en serio. Tengo lo que necesitas: una semana de playa en un hotel donde te tratarán como te mereces.

Sabía que Gus era un maldito tramposo y que me enfrentaba a una trampa mortal pero, ¿ qué podía pedir por 700 machacantes? El coche de línea llegó como pudo a Banana Beach. A penas doce horas para recorrer 500 kilómetros, a una velocidad de vértigo…

El Hotel Residencia Paradise era un edificio colonial de madera procedente de los barcos de Colón. Toqué el timbre para despertar al recepcionista y me contestó un loro filibustrero.

– ¡Rrrrr, canallas, abandonad el barco… Rrrrrrr, canallas, abandonad el barco… Rrrrrrr!

El recepcionista abrió un ojo y masculló:

-¿Viene a quedarse algunos días? Me queda una habitación con vistas.

-¿ Con vistas a qué?

– Al patio naturalmente. Aquí tiene las llaves. Tendrá que subirse las maletas, el mozo está de vacaciones.

Lo sabía. A mi regreso Gus iba a recibir una gratificación de nudillos por mandarme a este hotel tan acogedor. Subí a cambiarme. Estrenaba una maravillosa camisa estampada con flores verdes y amarillas y unas bermudas a juego. Salí del hotel procurando no ser visto por el loro, lo cual resultó imposible por lo que una vez más fui llamado canalla.

La playa estaba al otro lado del paseo. El mar de un color azul desteñido asomaba entre un hormiguero de gente que parecía salir de un partido de fútbol. Tomé un perrito caliente y una soda en un carrito con ruedas que tenía pintado un rótulo: “Restaurante virtual”.

Menos mal, pensé, que al menos hace buen tiem…po. No me dio tiempo a acabar la frase porque de repente un ventarrón se levantó arrastrando sombreros, sombrillas, papeles, pelucas, bolsas de plástico y algún niño despistado. El tipo del carrito restaurante se puso a recoger a todo pastilla.

-¡Se acerca un ciclón, señor!

-¡Maldita sea mi suerte!

Salí corriendo hacia el hotel en medio de un esquizofrenia de gente que corría frenéticamente hacia cualquier parte. El cielo se ensombreció y en pocos minutos parecía acercarse el fin del mundo. Entré en el hotel dispuesto a asesinar al loro o a su dueño. Sin embargo, no estaban allí, ninguno de los dos. Cogí yo mismo la llave del casillero y me dirigí a mi habitación. Introduje la llave en la cerradura pero no abría. Entonces oí dentro ruido y voces.

-¡Rrrrr, canallas, abandonad el barco, Rrrrr, canallas, abandonad el barco, Rrrrr!

Maldito loro, se había colado en mi habitación. Volví a intentar abrir la puerta pero era inútil, así que bajé de nuevo a la recepción. Ahora estaba el recepcionista aunque no el loro.

-¡ Eh, oiga, su loro está en mi habitación!Además, esta llave no abre.

-Llevo buscándole un buen rato. Ha debido escaparse de la jaula. A ver…¡Claro que no abre porque esta es la número 34, la suya es la número 35.

-Juraría no haberme equivocado pero…, en fin, espero que su loro no me haya ensuciado mis trajes.

Subí, entré y el loro debía haber huido por la puerta que daba al patio y que estaba abierta. Aquello me desconcertó. No pareció haber manchado nada, sin embargo el armario estaba abierto. Miré dentro y ¡Sorpresa! Mi pequeña cartera había desaparecido. Dentro había más de 800 dólares, dos tarjetas de crédito y unos 20 cromos de Batman, además de mi placa dorada de policía. Bajé como una flecha y allá estaba el loro, en su jaula, tan tranquilo.

-Está bien, maldito loro roba carteras. Devuélveme lo que has robado de mi armario o no te quedará una pluma con la que taparte el culo.

-Señor, le ruego que se calme, ¿qué es lo que le ocurre?

-Primero encierre al loro. No quiero que se escape. Soy policía.

Iba a sacar la placa pero recordé que me la había robado aquel ave de la mafia.

– Venga conmigo,- le dije- va a ver de lo que es capaz su loro.

Arriba, el individuo se rascaba la cabeza con gesto de incredulidad.

– Señor, recapacite – me dijo-. Es imposible que el loro abra el armario, después la maleta y coja de su interior una cartera. Es algo increíble. Quizá la haya usted perdido cuando salió a la calle .

– Le digo que su loro me la robó. Lástima que no pudiera entrar por culpa de la maldita llave. Pero le oí como registraba las cosas mientras decía su frasecita de ¡…Abandonad el barco, canallas! Espere un momento, necesito ver a su loro.

Éste estaba en su jaula. Como siempre vuelto de espaldas. Es curioso que el loro soltaba sus frasecitas, pero nunca daba la cara.

-Dígale al loro que hable, dele usted la vuelta .

-No comprendo que quiere usted demostrar. Silver, está nervioso…

-Mírame, cobarde, quiero ver tu cara de ladrón.

-Rrrr, canallas, dejad el barco!

-¿ Qué has dicho , miserable?

-¡Rrrr, canallas, dejad el barco…!

Entonces, lo comprendí todo. Puse mi dedo en el esternón del recepcionista, como si se tratara de mi revólver.

– Devuélvame la cartera, Fue usted quien me la robó, no el loro. Para ser un buen ventrílocuo hay que tener mejor memoria. Esta vez no hubo respuesta ni creo que la hubiera jamás.

MÁS LECTURAS DETECTIVESCAS EN:

“TRAS LAS PISTA”

“CON MISTERIO”

“AGENCIA LUMBRERAS”

JOE NOMOLA

​Si compartes este material:

​Nuestro material está bajo licencia Creative Commons BY-NC-SA 3.0 (c​lic para saber más)​​, bajo ​las condiciones de esa licencia ​puede ​​COMPARTIRLO en las ​REDES SOCIALES, WEB Y BLOG, pero ​en estos dos últimos casos enlazando al material original ​de este blog y NO ​descargando ​y compartiendo desde un blog externo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios.Más Información

ACEPTAR
Aviso de cookies