Mi escuela

Poema de una maestra jubilada, madre de una compañera uqe también se ha jubilado.

¡ Calma, Dios mío, más calma!
Señor, ¡Dadme más paciencia!
Tú que amabas a los niños,
Ayúdame a ser maestra.

Dame, Señor, tu dulzura
Dame, Señor, tu paciencia;
Dame tu amor infinito,
Dame todo a manos llenas.

Sella muy pronto mis labios
Destruye en mi la fiereza;
Que tu imagen, Jesús mío,
En ellas tan solo vea.

Que les hables con amor,
Que les mire con terneza,
Que sea ante todo madre,
Para ser buena Maestra.

María González Llovet

​Si compartes este material:

​Nuestro material está bajo licencia Creative Commons BY-NC-SA 3.0 (c​lic para saber más)​​, bajo ​las condiciones de esa licencia ​puede ​​COMPARTIRLO en las ​REDES SOCIALES, WEB Y BLOG, pero ​en estos dos últimos casos enlazando al material original ​de este blog y NO ​descargando ​y compartiendo desde un blog externo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *